La estética motociclista “Café Racer” apareció en Inglaterra en los años 50. Son unas motos minimalistas influenciadas por la competición y concebidas por sus propietarios. Se les llamó Café Racer al adoptar el nombre del uso que se les daba a aquellas motos, y que no era otro que el de utilizar sus motocicletas para hacer carreras de café a café situados en las afueras de las grandes ciudades como Londres, Manchester o Birmingham.

En la década de los 50, no había muchas diversiones más allá de la música rock americana que influyó en la aparición de las corrientes estéticas de los rockers, estos jóvenes Rockers ingleses no tenían más lugar de esparcimiento que los estadios de fútbol y los cafés.

Moto cafe racer

¿ Y por qué los cafés?

Superada la posguerra de la segunda guerra mundial, desaparecieron las restricciones de combustible y se inició el desarrollo de las infraestructuras, entre ellas la construcción de las vías de circunvalación de las grandes ciudades, debido al aumento de tráfico de mercancías al recobrar las industrias su actividad normal. Así aparecen esto “cafés” de carretera en los nuevos ramales que se construyen para abandonar Londres: el de Cambridge, el Southend y sobre todo los North and South Circular Roads (circunvalaciones). Alrededor de ellos se crea toda una nueva industria: gasolineras y cafés de carretera con grandes explanadas para que descansen los camioneros. Y en una época en la que los jóvenes británicos no contaban con los centros de ocio de hoy en día, los cafés situados en las circunvalaciones cerraban un par de horas más tarde, ya que los de la ciudad era muy estrictos con la hora de cierre.

Surgieron por tanto cientos de jóvenes que montados en sus motos iban a los diferentes cafés porque cerraban más tarde y podían poner música en las máquinas de discos por monedas, (Junke box o Rockola) y hacer ruido con sus motos en los parkings de estos cafés.

Maquina de discos antigua

Surgió además la moda de hacer carreras de un café a otro y de competir por intentar ir y volver antes de que acabara el disco que habían elegido en estas máquinas Rockola, lo que muchas veces ocasionaba accidentes.

Aquí podéis ver una recreación de los años 60 de una de estas carreras

 

Los propietarios de los locales vieron el negocio y crearon espacios para estos jóvenes y la policía hacía la vista gorda con tal de alejar a estos moteros del centro de las ciudades y a sus “ruidosas” motos y “ruidosa” música.

Ace CaféEl más famoso de todos fue el Ace Café situado en la North circular, al Noroeste de Londres, que fue construido en el año 1949 sobre un café de de 1938 del mismo nombre, pero más que había sido destruido en la guerra, se hizo famoso por su ubicación y sobre todo por estar abierto 24 horas.

Ace Café LondresEl Ace Café estuvo abierto hasta 1969, aunque posteriormente en 1997 se volvió a abrir aprovechando el resurgir de la cultura Café racer, como un espacio multidisciplinar de comidas, copas, conciertos y todo tipo de eventos del mundo del motor.

 

¿Cómo eran esas café racers? 
Las Café Racer no eran más que motos normales que los propietarios transformaban para mejorar sus prestaciones y su estética de moto de carreras de la época, de las carreras urbanas al estilo de las de la Isla de Mann. De esta manera se instalaban manillares deportivos (estrechos y planos o semi-manillares más deportivos), depósitos de mayor capacidad, asientos individuales y estriberas retrasadas, filtros de aire y escapes deportivos.
Todo lo demás se consideraba superfluo y por tanto se eliminaba, lo que hizo que se creara una estética de motos minimalistas, ligeras que proporcionaban grandes sensaciones a sus propietarios.

Motorista Café Racer

Las motos de la época no eran precisamente lo más excitante del mundo, eran motos de pequeña cilindradas, económicas y con pocas prestaciones, y estos jóvenes que lo que querían era una moto que corriese, que frenase como dios manda y que a la vez los identificase por ser modelos únicos. La mayoría no podía comprar motos de más de 250cc, e incluso algunos modelos de mayor cilindrada no era posible comprarlos en el Reino Unido aunque tuvieses el dineral que costaban. Así que la mayoría se dedicaba a extraerles el máximo de prestaciones a sus motos, y en cuanto alcanzaban algo de nivel daban el salto a motos de más cilindrada sobre las que ponían en práctica la experiencia adquirida en las motos pequeñas.

Todo esto hizo que se fueran profesionalizando estas preparaciones, surgiendo preparadores profesionales, que luego fueron a su vez copiados por muchos de estos jóvenes inquietos, preparadores que cogían lo mejor de cada marca para hacer la mejor moto posible.

El trío de marcas británicas míticas Triumph, Norton y BSA (sin menospreciar otras de la época como Vincent, Machtless o Royal Enfield) fueron la base para la mayoría de estas primeras preparaciones, estamos hablando de motos con cilindradas de entre 250 y 500cc y las mejores surgieron de la mezcla de lo mejor de cada marca.
Como coger el mejor chasis de la época, el que Norton empleaba en sus motos de competición y que a partir de 1959 se instaló en las motos de serie de 350 y 500cc, este chasis Featherbed fue muy utilizado por ser uno de los mejores y porque había gran disponibilidad de ellos al haber muchas Norton 500 monocilíndricas que se compraban para usar el motor en una copa automovilística en la que se usaban motores que no podían superar los 500cc, con lo que muchos instalaban el motor Norton 500, por ser fiable y ligero, pero Norton no vendía el motor suelto por lo que debían comprar la moto entera y desechar los chasis que eran vendidos con la documentación.

Chasis doble cunaEste chasis de doble cuna, tenía como novedad principal el basculante trasero que fue probado en las BSA de campo demostrando su gran eficacia, aplicándose a las Norton Manx de 350 y 500cc de carreras, y luego a las de serie.

 

Estos chasis de los años 50 se utilizaron en muchos casos para instalar motores Triumph, se había ganado una reputación gracias a las prestaciones de sus motores bicilíndricos. Motores con diseño de los años de los años 40 que gracias a su ingeniero jefe Edward Turner dieron fama a Triumph con las Speed  Twin de 500, y sobre todo con la Thunderbird de 650cc. , quién no recuerda a Steeve Mc Queen en la Gran Evasión saltando sobre una Speed Twin o Marlon Brando en la película “The wild one” (“Salvajes”) montando una Thunderbird, moto esta última que fue la precursora de las míticas Boneville que no eran más que Thunderbirds con doble carburador en vez de uno.

Steeve Mc Queen en la Gran Evasión en la moto Speed Twin

Marlon Brando en Thunderbird en la película The Wild One

 

 

Estos motores una vez preparados eran tan deportivos para la época que a mediados de los años cincuenta la marca consiguió el récord de velocidad en el lago salado de Boneville con uno de esos motores que luego sería utilizado en la Triumph Boneville, a la que dieron el nombre en conmemoración a dicho récord.

 

 

Los preparadores profesionales y los aficionados “manitas” no tardaron en darse cuenta de esto y en pocos años empezaron a aparecer esas primeras Café Racer, siendo éstas una mezcla de lo mejor que podían encontrar en tiendas y desguaces.

Siguiendo a principios y mediados de los años 60 nombres como TRITON, motor Triumph, chasis Norton, TRIBSA o NORVIN, chasis NORTON, motor Vincent

Moto Norvin

Siendo las Tritón las más famosas debido en parte a que preparadores Dave Degends, fundador de DRESDA, las fabricaba casi en serie y competía y ganaba carreras con ellas, entre otras las 24 horas de Montjuic.

Moto Triton

Junto a él nombres como Dunstall, que realizaban preparaciones de motos que eran matriculables y permitían un uso a diario y los fines de semana ganaban carreras, como hacía el propio Dunstall sobre una de sus motos, o los hermanos Rickman, que comenzaron haciendo preparaciones sobre motos de campo y fueron unos de los mejores preparadores de motos japonesas de los años 70, como las Honda CB750 o la Kawasaki Z900 o Z1, que eran famosas por sus fenomenales motores y sus endebles e inestables chasis, pero esto forma parte ya de la segunda parte…

“El fenómeno Cafe Racer en el resto de Europa, años 70-80”